Espacio-tiempo para contagiar y compartir alegría y consciencia

martes, 26 de febrero de 2013

EN LAS MANOS DEL DESTINO

Un gran guerrero japonés llamado Nobunaga
decidió atacar al enemigo. Aunque tenía sólo
una décima parte de los hombres que el adversario,
sabía que podía ganar, pero sus soldados dudaban.

En el camino se detuvo en un santuario
y dijo a sus hombres:
"Después de visitar el templo, lanzaré una moneda.
Si sale cara, ganaremos. Si sale cruz, perderemos.
El destino nos sostiene en su mano".

Nobunaga entró en el santuario y
ofreció una oración silenciosa.
Después se adelantó y lanzó
una moneda al aire. Apareció cara.
Sus soldados estaban tan ansiosos de pelea
que ganó la batalla con facilidad.

"Nadie puede cambiar la mano del destino"
– dijo su asistente después de la batalla.

"Realmente, no" –respondió Nobunaga–
mientras le mostraba una moneda
que tenía cara en ambos lados.
Cuento Zen

Imagen: Moneda antigua japonesa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada